sábado, 30 de julio de 2011

La "nacionalización" del ballotage porteño

.



.






Cuando escribí sobre los principales candidatos a Jefe de Gobierno, advertí sobre los riesgos de la nacionalización de una elección local.

Idea que repetí en facebook, aclarando que en un año electoral, donde se renovarán casi todas las autoridades locales y nacionales, había que votar en cada ocasión teniendo en cuenta la mejor opción, el mejor candidato con la mejor propuesta para cada caso concreto, ya que tendríamos la oportunidad de hacerlo en todos los ámbitos y funciones.

Lamentablemente, en la capital de los argentinos, la ansiedad por manifestarse por lo que más nos interesa, que es la conducción del país, hizo que la elección local no sólo se viera polarizada, sino, y lo que es peor aún en vistas a un ballotage, se nacionalizara.

Se perdió así la posibilidad de emitir un voto más sutil y preciso, que no sólo evaluara la gestión local, sino que brindara un mensaje más claro sobre qué cosas queríamos mantener ó cambiar en la Ciudad.

La nacionalización y polarización de la elección local se produjo. Ese mensaje más concreto y preciso se perdió, y este domingo iremos a votar más que por el mejor Jefe ó proyecto, a favor ó en contra del Gobierno.

Por más que ambos candidatos y partidos, me refiero al PRO de Macri, y al FPV de Filmus, se empeñen en demostrar que se está eligiendo a un Jefe de Gobierno local, lo cierto es que la situación quedó planteada más como un “plebiscito” sobre la conducción del Gobierno Nacional que una elección local más.

Propuesta la elección esta manera, realmente resulta muy difícil votar libremente pensando solamente en las cualidades, gestión y/o propuesta de los candidatos.

Es que nadie puede dejar de pensar en “el día después”.

Nadie puede ya pensar que el lunes, más que hablar sobre el futuro de la Ciudad de Bs. As., se hablará sobre el futuro del “kirchnerismo” y la oposición a nivel Nacional.

Si bien se tiene como antecedente, que en el 2007 la actual presidenta de los argentinos, perdió también las elecciones locales en esta Ciudad, Córdoba y Santa Fé y luego ganó las nacionales, no es menos cierto que en los últimos meses se produjeron hechos de significativa importancia que sorpresivamente, cuando ya se daba por descontado el triunfo de Cristina Kirchner en las elecciones nacionales, terminaron por sembrar dudas al respecto.

Realmente, lamento y lamentaré siempre los candidatos y propuestas que quedaron en el camino.

También siento, que por primera vez no iré a votar con el entusiasmo y libertad con la que lo he hecho siempre.

Esta vez, no puedo ya decirles con convicción que el domingo debemos elegir el mejor Jefe de Gobierno.

Tampoco podré sugerir ni votar en blanco. Ya que no sólo no modifica el porcentaje efectivo de los candidatos, sino que en lo personal, siempre pensé que existe una manifestación de disconformidad con el sistema cuando así se vota. Y si hay algo que no creo ni quiero sumarme, es justamente a cuestionar el sistema.

En todo caso, podré cuestionar las campañas, los partidos, la falta de experiencia ó información ciudadana. Pero no podré votar en blanco.

Esta vez iré a votar –como siempre lo hice- en positivo. Sabiendo que estaré emitiendo un voto nacional anticipado. Que aunque gane al que vote, algo habré irremediablemente perdido en el camino: la posibilidad de votar en cada caso, al mejor candidato con la mejor propuesta para cada cargo de gobierno sometido a mi elección como ciudadano del lugar.

El sistema ofrecía esa posibilidad, lamentablemente, creo que no lo hemos sabido aprovechar de la mejor manera.





La pintura es de Eulogio de Jesús.

No hay comentarios: