viernes, 5 de agosto de 2011

El antes y después del fundador de Pink Floyd.

.


.














El antes y el después de Syd Barrett. El fundador de Pink Floyd, el que le puso el nombre, el que tenía un gato llamado Pink y otro Floyd. El que probablemente haya sufrido la enfermedad mental de Asperguer. La que hoy día se estudia por brindar cualidades super-dotadas para el arte. La misma que habrían tenido Einstein y Newton. Una enfermedad cercana al autismo, que tiene problemas con los límites de preservación, que suelen ser los mismos que limitan la creatividad, la cual suele fluir intacta y sin represión alguna.


Un músico que no fue lo suficientemente valorado por la adolescencia de sus compañeros de grupo, pero que luego lo llamaron "Diamante loco", le dedicaron el album "I wish you were here" (Ojalá estuvieras aquí...), y finalmente, gran parte de "The Wall".

Y él, que 20 años después de haber creado una de las bandas más importantes de la historia del rock, no recordaba qué era Pink Floyd, quienes eran sus músicos ni sus amigos. Pero que luego apareciera sopresivamente en la grabación del álbum que le dedicara la banda. Querían que estuviera ahí, y inexplicamente, estuvo.

Hoy ya no está, pero todos los recuerdan. Especialmente Rogers Waters y David Gilmour. El primero de los cuales, volverá a estar el año que viene en la Argentina.




Las fotos de Google.

5 comentarios:

Blonda dijo...

Qué cruel es el tiempo...
Y por otro lado, qué gran poder tiene de colgar en la inmortalidad los enormes talentos, no?

Buen finde,

Un beso

MAGAH dijo...

Creatividad limitada...


Buena entrada una vez más!

Azul dijo...

No sabía todo esto, Pink Floyd siempre me conmovió. Gracia. Beso

Ricardo Fasseri dijo...

Es cierto Blonda, el tiempo genera ambas cosas. Beso

Creo que quisiste decir "ilimitada" Magah.

A mi tb Azul. beso

Mariní dijo...

cuánta historia q cuando lo escuchaba parecía. no hacía falta saber,,, hoy enriquece . embellece este diamante. q por serlo perdura no?

gracias por la data y los post!