sábado, 27 de agosto de 2011

La mejor publicidad

.


.
.





No me gusta la publicidad en espacios naturales. Las banderas, los carteles, los paradores, interfieren todo. Perturban las vistas, cortan la onda, te sacan de contexto y te conectan con aquél otro del que te quisiste ir, al menos por un tiempo.

No me gusta tampoco la publicidad compulsiva en internet, la que tapa obligatoriamente lo que querés ver. Me parece zarpado. Mismo que la puedas desactivar.

La publicidad debe respetar el lugar donde está instalada, debe ser parte y no lo opuesto.

Debe tener en cuenta tu gusto por el lugar, tu estado, tus ganas.

Tiene que ser una invitación, no una invasión. Sino contamina y genera el efecto contrario al buscado.

La publicidad de la foto es un ejemplo! ja.





La foto es mía, derechos reservados.

4 comentarios:

MAGAH dijo...

No se si genera el efecto opuesto. Subliminalmente algo queda y si hay un fuerte contraste y hace que repares en ella...la viste, te modificó algo, le prestaste atención.
Lo que vos decís es el ideal para cuando lo que se prioriza es esa armonia natural que hasta te saca del consumo en general y a eso apunta la publicidad, al consumo, a que consumas aun estando mirando el cielo...viste? y pasa un avión surcándolo y te rompe las p... la armonia natural.

MAGAH dijo...

Me refiero a esos aviones publicitarios que planean bajo con un cartel flameando desde su cola.

Dave dijo...

nah, yo estoy mas de acuerdo con Ricardo... sabes? no me importa si la cosa a ellos les funciona porque desde el punto de vista estadistico la publicidad logre calar dentro del subconciente de unos cuantos, personalmente la disrupcion es disrupcion y es algo por lo que vale demasiado la pena hacer activismo ;)

Azul dijo...

Buenísimo que hayas reparado en eso, se ve que valorás mucho la naturaleza. Besos