miércoles, 24 de agosto de 2011

Una alternativa para la "oposición".

.


-



Esta son de las propuestas que uno sabe de antemano, generan polémica, sorprenden, parecen extremas, pero en el fondo, suelen resultar muy prácticas y eficaces.

Las “primarias” dejaron como evidencia que la presidenta será reelecta. Tomándolo como un hecho, resulta difícil situarse como oposición a pocas semanas de las elecciones presidenciales y con una gran atomización de por medio.

Mi propuesta, es que toda la oposición baje sus candidatos a presidente y vice.

Se que puede haber planteos legales si se pretende dejar vigente todas las candidaturas que le siguen (legisladores, intendentes, concejales, etc) pero en todo caso, habría que pedir a la justicia se expida al respecto.

Si así se pudiera, sería beneficioso por muchos motivos.

En primer lugar, como respuesta efectiva a la evidencia inminente de triunfo oficialista, pero por sobre todas las cosas, porque considero bueno para el país y para la oposición, que el “proyecto kirchnerista” –con semejante grado de aprobación- sea quien asuma los resultados de sus medidas, tome ó disfrute su "propia medicina", y en el mejor de los casos, se dé el merecido gusto de desarrollar plenamente su autodenominado proyecto “transformador”.

Por otro lado, dando por descartado el triunfo oficialista, la mayoría de la población     -incluyendo a algunos kirchneristas no fanatizados- tomarán conciencia de los riesgos de la concentración de Poder. Hecho que de todos modos se producirá, sea cual fuere la forma en que se presente la oposición.

Esta propuesta, tal vez despierte la necesidad de tener un Congreso que equilibre el poder, y el electorado tienda a reparar más sobre los candidatos opositores a legisladores, y también, probablemente, a votarlos.

Por otro lado, dará a la oposición la posibilidad de explorar en la tarea legislativa, cuales son las coincidencias programáticas que tienen sobre cuestiones concretas, de tal forma de reagruparse de forma más coherente y efectiva para las próximas elecciones.

Por otro lado, creo que en gran parte de la oposición existen más diferencias de “hombres” que de propuestas, con lo cuál, en la tarea legislativa es probable que se logren reagrupamientos que trasciendan el personalismo y pongan a las ideas y proyectos por encima de todo.

Finalmente, el buen manejo, conocimiento y amplio quórum que la oposición obtendría en el Congreso, tiene un valor que muchas veces ha sido subestimado.

Es cierto que tenemos un sistema presidencialista constitucional, agravado por el personalismo cultural. Pero esto no implica que el país deje de ser gobernado por los tres Poderes.

En definitiva, la “División de Poderes” no fue hecha para debilitar el Poder, sino simplemente para que se controlen y se vea representada toda la sociedad en el Estado.

La presentación de la oposición a las elecciones de octubre sin candidatos a la presidencia, ofrecería en la práctica al electorado una alternativa viable, logrando una mayor adhesión popular al eliminar la amenaza de un cambio abrupto de sistema, permitiendo a la oposición encontrar en poco tiempo, coincidencias en actos y no en palabras, superadores de los límites personales.

Finalmente, un triunfo de la oposición en el Congreso con un gran desempeño en el mismo, aseguraría que el “Partido de Gobierno” no caiga en la tentación de convertirse en “Partido Único” identificado con el Estado, algo que institucionalmente, sería mucho más grave aún.





La pintura es de Juan Genovés.

4 comentarios:

miralunas dijo...

dónde hay que firmar?

parece una utopía..., por lo de bajar los personalismos, digo, pero qué otra cosa que la utopía hace dar el primer paso?

abrazo, Ricardo

Santiago dijo...

Coincido! además, los argentinos no tienen costumbre de cortar boleta, con lo cual, aunque sea lo mismo, ver las boletas sin candidato a presidente y debiendola sumar a la de la presidenta, por ahí le resulte más tentador que hacer lo contrario.

Roberto dijo...

Prima facie resulta una idea atractiva y pensada. El gran interrogante es quien convence a los candidatos del bien superior de ese acto.Ademas y de primera mano estoy convencido de una cosa. Frente al microfono y la camara se vende un cuento que no refleja la realidad del cafe de la vuelta un rato despues.
Saludos.

Nahuel dijo...

Binner no se va a bajar porque quiere que lo conozcan y quedar mejor posicionado como partido nacional, pero se olvida que perdió en su propia provincia, y que no dice nada, que parece un títere bien educado, limpito y honesto, pero no se sabe nada qué va hacer. Igual ya está arrugando porque está empezando a querer quedar bien, va y viene buscando votos. Será intrascendente como todos los de su partido, y alguno, en la capital se tuvo que ir por corrupción no hace mucho.