lunes, 31 de octubre de 2011

Eterna adolescencia








.
Me sorprende ver que cada día los chicos tardan más en irse a vivir sólos.
.
He escuchado y comprendido, todas las dificultades que tienen que enfrentar. Desde la emocional, hasta la económica.
.
Es muy cierto que todos los cambios, y fundamentalmente, la dificultad económica que tienen hoy los hijos en "sostenerse", especialmente cuando de alquilar ó comprar un inmueble se trata, es innegable.
.
Vivimos en un país que por más bien que les vaya, cobran en una moneda que está permanentemente devaluada y con inmuebles dolarizados, algo que constituye un factor negativo para la independencia de los mismos.
.
Pero más allá de esas reconocidas y siempre alegadas dificultades, creo ver en la actualidad una situación diferente. Algunas razones subjetivas que van más allá de las objetivas ya comentadas. Una especie de elección consensuada con sus padres.
.
Me da la impresión que existe un problema de maduración tardía de los chicos y de una cierta complacencia de los padres en que así sea. Los adolescentes se encuentran hoy muy cómodos en sus casas familiares.
.
En primer lugar, porque se sienten casi dueños de las mismas, sin tener que asumir la responsabilidad que ello supone, además de gozar de la comodidad extra que supone un hogar ya montado y organizado por sus padres.
.
So pretexto de que estudian, de la dificultad de trabajo ó bien, de gozar del amparo familiar, estos chicos saldrán al mercado laboral, y por qué no, a la "vida", con una experiencia nula ó peor aún, con una concepción de la realidad deformada por la "lente" familiar con que la vieron a distancia.
.
Asimismo, esa posición "cómoda" se ve además motivada por el proceso de contención, comprensión y hasta culpa de los padres, que ha desembocado en una reversión de roles, de falta de límites y en la concesión de poder a los jóvenes en el hogar, hecho que luego prentenden llevar a la sociedad con ciertas dificultades.
.
Ya ni siquiera tienen que ir a un albergue transitorio ó pedir prestado el auto a sus padres para hacer el amor. Lo hacen directamente en la habitación de al lado, y sin necesidad que estos se ausenten. Hasta me produce una sensación un poco confusa y hasta escozor pensarlo así... Pero a ellos pareciera que no.
.
Por otro lado me pregunto, son sólo los chicos los que prefieren ó aceptan esta situación, ó también es buscada del lado de los padres? Creo más en esto último.
.
Es que me parece que la "eterna adolescencia" de sus hijos, les viene bien a aquellos padres que de una manera u otra, le han dado sentido a su vida a partir de sus hijos, y pretenden retenerlos indefinidamente a su lado. Evitando ó retardando así, el llamado "síndrome del nido vacío"...
.
En realidad, no es esto lo que me ocupa ó preocupa, sino más bien qué consecuencias sociales tendrá esta convivencia ó "connivencia" de intereses económicos y amorosos mezclados de padres e hijos en el futuro.
.
Por lo pronto, me imagino futuras generaciones más entrenadas en exigir derechos que en asumir responsabilidades. Luego, una generación más proclive a reclamar que a generar. A conformarse que a emprender.
.
También imagino una generación por un lado transgresora y experimentada en placeres sensuales y hedonistas, pero muy idealista y al mismo tiempo, poco comprometida y conocedora con la realidad social que los rodea.
. 
En definitiva, nadie lo sabe. El tiempo lo irá develando, pero sin dudas, es un tema del que poco se habla y creo, vale la pena tener en cuenta.



La pintura es de Betina Schopphoff.

6 comentarios:

Lorena dijo...

Pienso exactamente igual.

Me gustó mucho como lo expresaste.

Un fenómeno preocupante que perpetua mociones infantiles en padres e hijos y genera relaciones perversas con el mundo.

Besos!

Santiago dijo...

Comparto totalmente! muy buena observación.

MAGAH dijo...

Voy a darle una vuelta màs de rosca, sin antes dejar de aclarar que estoy de acuerdo con lo planteado en la entrada y que no sòlo estoy de acuerdo sino que vivo y criamos a nuestros hijos en consecuencia a esa opiniòn. No me rasgo las vestiduras, pero si alguno de ellos se acostò con su novia/o en la cama de al lado, te aseguro que hicieron lo imposible para que no nos enteremos, nunca hubo una licencia al respecto. Todos trabajan y ya dos se fueron de la casa, uno a punto y con 24 años y un cuarto más lento, pero tiene 21.

MAGAH dijo...

- La vuelta de rosca!!...y que tiene que ver con el síndrome del "nido vacío" y la necesidad de los padres de la estructura que dan los hijos. He conocido un número bastante representativo de hombres como para permitirme largar esta opinión con una estadística que lo avale, jajaja. Estos hombres que se hacen cargo de sus niños, algunos comparten lo cotidiano con sus madres, establecen días para que los chicos estén en una otra casa, pero hay muchos que se hacen cargo en absoluto, del mismo modo que hacen, aún, la mayoría de las madres separadas. Y està muy bien, no es el tema en si de esta entrada, pero lo que si me hizo asociar con esta particularidad es que sì se ve claramente como esos hijos "estructuran" la vida de esos padres varones, le dan un ritmo cotidiano más ordenado, le dan esa cosa de "hogar" que debe tener una casa para ser nido y ser cálida y que suele ser más una característica femenina y que hoy los hombres se animan a manifestar y desarrollar, por amor sin duda, pero también por sus propias necesidades. Sabràn ello, en este caso, y ellas, còmo salvar a los hijos de una "institucionalización asistencialista" si se me permite la expresión, en donde todo es dado y el que da està obligado a dar por que se supone que tiene y el que no tiene sòlo recibe, obturándose así la posibilidad de que aprenda a generarse lo que necesita.

mmm...y tal vez no serìa bueno que me meta en este tema del amor y la necesidad

Javier dijo...

Es una realidad Ricardo! Saludos

Anónimo dijo...

si!! la adoración al eterno adolescente... a no asumir responsabilidades y quedarse en la pura demanda...tenemos un país inclinado hacia ese lado.
a verlos como pobrecitos... a no propiciarles generar sus propias respuestas a las necesidades.
tema para años futuros!!
saludos
Silvia