lunes, 14 de noviembre de 2011

Realidad y lenguaje






.
.
¿Cuál es la relación entre el lenguaje y la realidad que intenta describir? ¿La realidad crea el lenguaje ó el lenguaje a la realidad?
.
La pregunta me surgió a partir de un debate que leí sobre si a la presidente había que decirle "Presidente" ó "Presidenta".
.
Según parece, para la Real Academia Española, la forma correcta de llamar a la mujer que ejerce el cargo jefa de Estado ó que preside un gobierno es "Presidente". Sin embargo, a mi no me suena bien decirle presidente a una mujer. Tampoco intendente, ó paciente, por más que así corresponda gramaticalmente.
.
La RAE reserva el término "Presidenta" solamente para aquellas mujeres que en forma genérica "presiden" algo. Creo que es importante respetar las reglas gramaticales de la lengua, simplemente porque el lenguaje no deja de ser una forma convencional, convenida y consensuada de comunicarnos.
.
Las reglas, en este caso, hacen a la eficiencia del idioma. Sin embargo, esas reglas no fueron las que conformaron la realidad a la que se refieren, sino mas bien que fue la realidad la que las fue creando.
.
Soy defensor de esas reglas. Me gusta respetarlas, que se escriba y hable bien, pero también, como parte "viva" que soy del lenguaje, siento que cuando algo empieza a resultar manifiestamente inconveniente desde la realidad, cuando empieza a generar confusión ó simplemente "suena mal", es mejor propiciar de hecho una reformulación de las reglas.
.
Es probable incluso, que cuando se estableció el término "Presidente" para denominar el máximo cargo del Estado, no existiera ni siquiera el voto femenino. Mucho menos aún podrían haber pensado en una mujer "Presidenta". Pero los tiempos han cambiado y mucho, y el lenguaje debe acompañar esos cambios.
.
No estoy de acuerdo con elevar a categoría de regla de lenguaje a todo "lufardo" que anda dando vueltas, giros regionales, modos de "cumbia villera", los términos deformados por el uso de la informática, etc, pero cuando una palabra ya no representa bien una realidad. Cuando no hay problemas de confusión, cacofonía, y se incerta perfectamente en las reglas generales del idioma y de la realidad, es mejor usarlas y de esa forma, propiciar finalmente que en este caso, la RAE -como muchas otras veces lo ha hecho- termine incorporando como reglas a las nuevas realidades ó modificando aquellas que ya no son representativas.
.
Es por eso, que más allá de todo, cuando sea una mujer la que desempeñe la presidencia de la Nación, seguiré diciendo "Presidenta".
.
.
.
La foto es de la Real Academia Española.

No hay comentarios: