miércoles, 23 de mayo de 2012

Alvaro Uribe estuvo en la Argentina











Uribe pasó por la Argentina, y como era de esperar, generó polémica e intento de atentado.

Debo reconocer que no soy un especialista en Colombia pero siempre me pareció auténtico, tal vez, el único presidente no populista en toda América.

Al principio me impactaba como un reprimido, un "nerds". Luego, con el tiempo, avisoré que era muy valiente, que no dejó de concurrir a ninguna cumbre a pesar de ser siempre hostigado por los presidentes de Venezuela, Ecuador y la Argentina.

Me informé que ganó dos elecciones seguidas, y que sin necesidad de reformar ninguna constitución, eligió a su Ministro de Defensa como sucesor (Santos), quien ganó las elecciones.

Actual presidente al que ahora hasta se dá el gusto de cuestionar por considerar negativa su relación con Venezuela para Colombia, y los resultados parecen estar dándole la razón.

A la salida de su conferencia algunos le gritaban "Uribe, basura, vos sos la dictadura...". Más allá de la ignorancia que dichos cánticos suponen según lo expresado en el párrafo anterior, seguramente los manifestantes no veían a sus espaldas como el dólar paralelo se escapa en la Argentina, la inflación no baja del 25% y la inseguridad crece día a día.

Tiene un gran "celo" por todos sus logros de gestión como ex-presidente, y parece jugado por su país.

Las estadísticas muestran por primera vez una Colombia menos violenta, con crecimiento, baja inflación comparada, y como nunca, recibiendo inversiones internacionales directas por montos notoriamente superiores a la Argentina, por citar un ejemplo.

Está amenzado de muerte por las FARC y al narcotráfico desde que fue presidente, no obstante, no ha cesado en su peregrinar por el mundo trasmitiendo su mensaje.

Vive en instalaciones militares en Colombia, y realmente, debe ser complicada una vida así.

Cuando le preguntan sobre su seguridad responde "viví más de 40 años sin tener un sólo día de paz..."

Tiene perseverancia, valentía, coherencia, autenticidad y nunca dice "cosas lindas" con fines electorales.

A veces, más allá de los pormenores de sus políticas, tengo la impresión que estamos ante el primer estadísta de las últimas décadas.

Un modelo no populista para tener en cuenta en la politica de nuestros países.



No hay comentarios: