viernes, 17 de agosto de 2012

De cómo el Estado distorsiona nuestro voto económico.





















En el post anterior  -"Democracia económica"-  señalé que cada una de nuestras libres decisiones económicas eran el equivalente a nuestro voto político. Y que el conjunto de ellas en una sociedad determinada conformaban "el mercado".

Pero qué pasa cuando el Estado interviene en la economía anulando nuestro voto y lo ejerce por nosotros?

Más allá de restringir nuestra libertad, y por lo tanto, la democracia del sistema, lo que hace es cambiarlo a su antojo, interrumpiendo la comunicación económica social y por lo tanto, distorsionando todas las señales del mercado.

La gran paradoja es que al hacerlo genera grandes perdedores y ganadores de la forma menos deseada por nosotros, más absurda y arbitraria que podemos imaginar.

En estas últimas semanas, elegí estas tres noticias de la realidad económica que a continuación linkeo sobre algunas de las absurdas consecuencias que provoca la prohibición del Estado argentino de comprar y vender dólares libremente.

Sugiero que las lean y saquen sus propias conclusiones.



Links:












La pintura es de Juan Genovés.


No hay comentarios: