viernes, 10 de agosto de 2012

Democracia económica



















Democracia y justicia son términos indivisibles.

En la Argentina el peronismo dividió la idea de justicia para acentuar el concepto de "justicia social", pero en realidad, justicia hay una sóla.

El término engloba justicia en todos los ámbitos de la vida de las personas, incluyendo la social, sino no es justicia.

Algo similar sucede con la democracia.

Pareciera que el término se redujera a lo político. Más aún, simplemente a votar. Sin embargo, se puede decir que hay democracia sin libertad económica?

Desde mi punto de vista no, porque al igual que sucede con la justicia, la democracia es inescindible. Hay libre elección ciudadana para todos los ámbitos de sus vidas ó no la hay.

Pero cómo trasladamos la idea de voto político a la vida económica de una sociedad?... Diría que también con la elección.

Con las miles de decisiones diarias que los miles de ciudadanos de un país hacen al mismo tiempo.

Esas decisiones económicas que pueden ir desde comprar ó no comprar un televisor, tomar ó no vacaciones, ahorrar ó gastar, eligiendo cuándo, cómo y dónde, constituyen el "voto" económico de cada ciudadano y conforman el "mercado".

Quienes creemos en la democracia, entendemos que es condición necesaria que haya libertad de elección en todos los ámbitos. Es decir, no sólo para votar y elegir un gobernante en forma habitual sino también para decidir qué queremos hacer con el fruto de nuestro trabajo.

Algunos desconfían de esta visión y dicen: "Pero si cuando hay libertad económica pierden los más humildes y débiles"...!!

O bien, con el mercado "La economía queda en manos de los más poderosos, concentran su poder, lo monopolizan y son ellos los que deciden".

Pues bien, si eso sucediera no habría libertad de mercado. Justamente porque cuando existen monopolios u oligopolios, sean estos públicos ó privados, lo primero que desaparece es el mercado. Es decir, la libertad de elección económica de cada ciudadano.

Para que podamos elegir y votar tanto nuestra representación política como tomar decisiones económicas, debemos poder tener la libertad de hacerlo.

Sin libertad y sin justicia en todos los órdenes de la vida, no hay democracia, y si no hay democracia, siempre estaremos ante el gobierno de unos pocos en desmedro del derecho a aspirar a vivir mejor de la mayoría.

En definitiva, la democracia es una sóla e implica tener libertades políticas y económicas.





La pintura es de Juan Genovés.





No hay comentarios: