jueves, 23 de agosto de 2012

Leyes a medida...

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 









Es muy difícil afirmar cuando una ley es buena ó mala porque normalmente genera derechos y obligaciones que benefician a algunos y perjudican a otros, con lo cual sería una opinión siempre subjetiva.

Aunque su finalidad atienda al bien público siempre habrá intereses en juego, y por lo tanto, diversas opiniones sobre la misma.

Pero si hay algo que de por sí convierte a un ley objetivamente en "mala" es cuando no está hecha para regular un conjunto de situaciones en general sino un caso en particular. Es decir, cuando bajo la apariencia de legislar en general -que de hecho normalmente también lo hacen- guardan una finalidad oculta que es perjudicar o beneficiar a una persona u empresa determinada.

En tal sentido, se me ocurren al menos dos leyes padecen ese defecto. Una de ellas es la "Ley de Medios", ya q más allá de que es "publicitada" como una ley que tiende a pluralizarlos es evidente que se hizo con el espíritu de regular ó restringir a un medio determinado, en este caso, el multimedios del Grupo Clarín.

La otra ley es la recientemente sancionada que ordena la expropiación de la empresa de confección de moneda nacional llamada "Ciccone".

En este caso hay fundadas sospechas que la misma tiene como finalidad encubrir pruebas y situaciones que podrían comprometer nada menos que al vicepresidente de la República Amado Boudou y por lo tanto, al Gobierno todo. A punto tal que un sector opositor la ha dado en llamar "Ley Boudou".

Estas leyes pecan de ser parciales. De no tener el carácter general que toda ley debe tener para ser considerada como tal.

Su "vida" suele ser corta dado que son las primeras leyes que se derogan ante un cambio de gobierno, atentando no sólo contra la seguridad y estabilidad jurídica del país, sino también conspirando a futuro contra la formación de un "consenso mínimo" necesario para delinear una "política de Estado" que sobreviva a los normales y habituales cambios de gobierno que toda democracia que se precie de tal debe tener.






No hay comentarios: