miércoles, 26 de septiembre de 2012

La oposición debe ser superación

 
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 

En momentos donde comienzan a hacerse palpables las deficiencias del kirchnerismo, donde una mirada crítica hacia la gestión comienza a prevalecer en la sociedad y los ánimos a caldearse, es necesario reparar en algunas actitudes de la oposición y los llamados "anti k".
 
La oposición no puede definirse sólo por oponerse porque lo mejor de la democracia es la sumatoria, la superación de lo anterior.
 
Entiendo que es todavía demasiado "temprano" como para exigir que los opositores tengan propuesta, más aún ante un oficialismo que tiene el "manejo" de los tres poderes del Estado lo cual desincentiva el juego democrático. Pero sí son tiempos donde es necesario evitar los exabruptos, las tergiversaciones, la realidad vista en blanco ó negro porque en verdad es más parecida al arco iris.
 
En este sentido me preocupa que los "opositores" utilicen cualquier tema presentándolo livianamente con tal de descalificar al Gobierno no sólo por una cuestión ética sino porque finalmente termina descalificando al propio opositor, le quita la credibilidad que debe generar en el electorado para que ser considerado una alternativa viable.
 
Esta gestión tiene ya demasiadas deficiencias como para agregar otras que a veces, ni siquiera existen.
 
Tomo como como ejemplo el caso de la propaganda oficial con respecto al proceso de desinversión que por aplicación de la Ley de Medios debería comenzar a realizar el "Grupo Clarín".
 
Dicha publicidad fue interpretada por muchos como un "apriete", ó mejor dicho, como una "amenaza" con fecha fija "7d".
 
Observé con asombro que en las redes sociales presentaban la cuestión como una fecha fijada en forma antojadiza por el gobierno y que públicamente la dirigía al Multimedios Clarín bajo apercibiento de llamado a licitación de algunas licencias que el grupo debería abandonar.
 
La realidad es otra. Si bien la propaganda oficial tiene un tono y algunas afirmaciones altisonantes como decir "por fin se aplicará la ley...", el contenido se acerca más a la realidad que lo dicho por los opositores.
 
Efectivamente, la fecha surge de una Ley de Medios legalmente sancionada por el Congreso, promulgada debidamente por el Ejecutivo y ante el amparo judicial interpuesto por el grupo en cuestión nada menos que la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el mes de mayo de este año señaló la fecha del 7 de diciembre para el cumplimiento del "proceso de desinversión" que la ley manda.
 
Es decir, el plazo no había sido fijado antojadizamente por el Gobierno sino por la Corte Suprema, tampoco se trataba de una amenaza sino de una explicación de lo que les estoy contando y de las consecuencias legales obvias que trae el incumplimiento de la Ley y la interpretación que de la misma hizo el máximo organismo judicial del país en su momento.
 
En tal sentido, siendo consciente que un proceso de oposición debe ser superador, intenté aclarar en foros "opositores" esta situación.
 
La reacción fue llamativa, porque hubo desde negación (pese a que lo fundamentaba con un link con el fallo de la Corte), pasando por argumentación sobre la inconstitucionalidad de la norma, hasta la descalificación personal que ilustra este post. Donde uno de mis contactos de Facebook no sólo me tildó de "blogger K", sino que además era sostenido por la SIDE (el organismo de inteligencia del país).
 
Además, tal como se puede leer en la copia de pantalla que ilustra este post, dicha persona manifesto textualmente "Ricardo Fasseri es blogger k /Side. Sugiero que lo bloqueen"....
 
Posición que sostuvo ante toda evidencia en contrario, incluyendo el antepenúltipo post que un comentarista se lo linkeó y que demuestra que lejos estoy de ser oficialista.
 
Como muestra basta un botón, y este caso personal me parece muy claro para ejemplificar lo que sostengo sobre este fenómeno de oposición inconsistente.
 
Al día siguiente veo a otro "opositor" tildar en la misma red social a la Senadora Nacional por la Coalición Cívica María Eugenia Estenssoro de "marxista".
 
Para quienes no lo saben ó son extranjeros, la senadora ha tenido un gran desempeño como legisladora del partido más ferreamente opositor al Gobierno y recientemente ha cambiado de bloque en el Congreso hacia el FAP (Frente Amplio Progresista de Binner) el cual si bien puede estar un poco más a la izquierda de la C.C. de ninguna manera permite llamar a la senadora como marxista. Porque ó bien no saben lo que es ser marxista u otra vez hablan sin fundamentos de gente que no conocen.
 
Pero en todos los casos la consecuencia es siempre la misma: descalificar, polarizar, generar extremismo y/o tergiversar.
 
Más aún, escucho en estos momentos la contestación que la Presidenta Cristina Kirchner le dió a su par del FMI en la Asamblea de la ONU, y hasta siento que tiene razón. Porque si bien coincido con las observaciones del FMI que le hace a la gestión, no me parece adecuado que le diga públicamente al Gobierno de un país asociado que si no cambia le va a "sacar la tarjeta roja".
 
Siguiendo términos futboleros, se "la dejó servida" a Cristina Kirchner como para que le contestara de la manera que lo hizo, porque no son términos para utilizar bajo ningún concepto. O en todo caso, se colocan en el mismo lugar de lo que cuestionan.
 
Es decir, no se trata aquí si la Ley de Medios es buena ó mala, si es constitucional ó no, si la senadora Estenssoro es ó no marxista, ó si las observaciones del FMI hacia la Argentina son correctas o no.
 
Se trata de una forma de hacerlo que no sólo no es la adecuada, sino que es tan vanal, arbitraria y/o infundada según el caso, que comienza a afectar la credibilidad de quien la dice.
 
Un tema de formas que termina siendo de fondo.
 
Cuál es el problema de esta postura si Argentina está viviendo un momento de totalitarismo político y económico?... Pues justamente! Ante el pésimo momento que estamos viviendo, ante el avance del Poder político y del Estado sobre los ciudadanos, la oposición debe presentarse no como una mera crítica opositora, extremista y vanal, sino como una verdadera alternativa superadora.
 
Siguiendo con la terminología futbolera, uno no debe jugar el mismo juego de quien critica, más aún, está obligado a jugar mejor si quiere ganar un partido en el que en principo está en desventaja ya que el Gobierno es el que tiene el mandato vigente.
 
Por lo demás, las posturas radicales, antagónicas y vanales terminan normalmente generando el efecto contrario, es decir, pasado el pico de bronca ó disconformidad suelen rápidamente diluirse tal como sucedió en las últimas elecciones con todos los partidos opositores.
 
Pasan a compartir las mismas características de la moda.
 
Por eso creo que esta vez no sólo no hay que descalificar, enardecer y/ó extremar posturas, sino por el contrario ser consistentes, fundados, presentando siempre alternativas positivas, invitando a que aquellas personas que durante los últimos años votaron al oficialismo pueda sentir interés en la oposición, ver en ella una alternativa de superación más que de revancha, y no caer necesariamente en el antagonismo total que normalente no conduce a nada.
 
En definitiva, lo que promueve y exige la democracia para el recambio es "inclusión política", es decir, la necesidad imperiosa de que aquel que quiera mejorar una gestión sea en principio entendido en sus críticas y propuestas, respetado y elegido por una mayoría que confía que su posición es responsable y mejorará finalmente su calidad de vida.  
 
Esas son las reglas de juego y lo otro es patear el tablero.
 
No nos olvidemos que falta sólo un año para las legislativas del 2013, donde la oposición tiene la oportunidad de presentar candidatos creíbles y recuperar al menos uno de los tres poderes del Estado.
 
No asumir la información con responsabilidad, no mantener ciertas formas de referirse al gobierno y a sus seguidores implica alejar las posiblidades reales de cambio, las cuales en democracia se dan todos los días pero no se terminan de concretar en los hechos si no se traduce en las urnas.
 
Por eso mejor que oponer es superar.
 
Superar en la forma, en el contenido y en las urnas...
 
 
 
 
 
 
El contenido de la captura de pantalla se amplía.

 





1 comentario:

Natalia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.