sábado, 29 de septiembre de 2012

Para qué preguntar?...



 
 
 
 
 
 
 








La visita de la presidente de la Argentina a las Universidades americanas de Georgetown y Harvard reavivó el tema de la libertad de prensa en el país y especialmente, la comunicación de su Gobierno con la sociedad.

Siempre se le critica a la presidente y sus funcionarios que no dan conferencias de prensa. Que no se someten a las preguntas del periodismo.

Por lo visto en dichas visitas realmente no le veo mucho sentido que se insista sobre el tema, porque si la Presidenta fue capáz de afirmar que "si la inflación fuera del 25%  la economía estallaría" o ya hubiera estallado ó lo que es peor aún, la misma no está dispuesta a aceptar la realidad.

Es decir, estaríamos ante una mentira ó ante un caso de "negación".

Si tomamos el supuesto menos grave -"la negación"- es sabido desde el campo de la psicología que constituye un mecanismo de defensa que tenemos los seres humanos que nos suele acarrear muchos problemas si no es tratado a tiempo, fundamentalmente porque nos desconecta con la realidad, no nos permite hacer una correcta evaluación de la misma y mucho menos operar adecuadamente sobre ella. 

No tendría sentido entonces realizar conferencias de prensa a funcionarios que no están dispuestos a aceptar ningún dato de la realidad que les sea negativo, que no crean que del intercambio de datos e ideas puedan surgir nuevos rumbos que mejoren la gestión. Que la comunicación entre los humanos es más discursiva que de intercambio.

Lo que sí entiendo que es muy importante -dada nuestra capacidad de olvidar cuestiones relevantes- es que estas actitudes de gobierno deben ser anotadas en nuestra "libretita electoral" para que el día de las elecciones las tengamos en cuenta para decidir nuestro voto.

Para que seamos nosotros -los electores- los que podamos responder al gobierno si las afirmaciones de sus funcionarios son reales ó no, si nos gusta tener un gobierno que no está dispuesto a aceptar datos de la realidad, a intercambiar ideas y/o a recalcular el rumbo cuando sea necesario.

Insistir en las conferencias de prensa, en cuestionar a un Gobierno que ve en la pregunta ó en la disidencia una amenaza es como pretender cambiar a una persona. Lo que está probado que además de imposible, no es conveniente.

 
En todo caso, si algo podemos cambiar somos nosotros. Nuestras decisiones, nuestro voto.



La imágen es 97FM.




No hay comentarios: