martes, 23 de octubre de 2012

La propaganda que ni el Grupo Clarín ni el Gobierno pueden hacer...

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 










En estos días el Gobierno lanzó una publicidad con el 7D (7 de diciembre, fecha que según fallo de la Corte Suprema el Grupo Clarín debería vender algunas de sus licencias por aplicación de la Ley de Medios), y el Grupo Clarín le respondió con otra que apela a la libertad de elegir, a que cada uno puede decidir comprar ó no su diario, escuchar ó no su radio.

Imaginé una publicidad lapidaria a favor del Grupo Clarín, y luego me dí cuenta que la misma lo sería también para el propio grupo económico.

Parte de esa publicidad contenía la imágen de este "flyer" que ayer circuló por las redes sociales.

Se trata de varias de las tapas del diario en cuestión donde durante el gobierno de Néstor Kirchner y hasta de la primera parte del de Cristina, más que un diario parecía un panfleto oficialista.

Es que si nos remontamos a la crisis del 2001, era muy claro que había algunos sectores de la sociedad muy interesados tanto en una megadevaluación como en la pesificación de sus deudas.

Entre los primeros estaban nada menos que "El Campo" y la Unión Industrial de Horacio de Mendiguren, y en la pesificación de deudas especialmente el Grupo Clarín.

Este movimiento corporativo fue acompañado intelectualmente por el "Grupo Fénix" y políticamente por el Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires encabezado por Duhalde y Ruckauf.

Movimiento corporativo que para algunos se trató de un golpe de Estado, y para otros, la "gota" que rebalsó el vaso de una situación económica que no daba para más.

Como sea que haya sido, lo cierto es que aunque hoy cueste creerlo todas esas corporaciones tuvieron un papel predominante en la formación del "Kirchnerismo".

Duhalde fue el promotor de Néstor Kirchner como candidato a presidente por el peronismo, quien tuvo el respaldo nada menos que del Campo y la UIA, dos sectores que necesitaban y se veían muy favorecidos por la devaluación de peso.

Por su parte, el Grupo Clarín acompañó y apoyó al kirchnerismo a niveles muchas veces incomprensibles. Pero era evidente los beneficios de la pesificación, y de la posibilidad de expansión y fusión de las empresas del grupo que el oficialismo aseguraba.

Luego el Grupo Clarín se enemistó con el Gobierno y viceversa. Algunos dicen el Gobierno lo quiso comprar y Clarín no quiso, y muchas versiones más. Lo cierto es que desde entonces dicho Grupo se volvió marcadamente opositor.

Esto demuestra entonces que es cierto que el Grupo Clarín tiene como mayor interés y guía sus propios intereses económicos, y que por otro lado, el Oficialismo tuvo y tiene intenciones de manipular la prensa.

Es decir, la relación entre ambos los descalifica.

Mi conclusión final es que como ciudadanos debemos entender que "Los Medios" son empresas, y por más que manejen algo tan delicado como es la información, priman siempre sus intereses económicos.

Que no tenemos otra forma de informarnos que no sean ellos, pero que debemos seguir los temas más importantes que atañen a nuestro país a través de varios medios.

Por otro lado, el caso deja en claro que mientras el interés del grupo Clarín coincidía con el del oficialismo, éste no sólo no tuvo ningún problema con dicho Grupo sino que le facilitó todo tipo de fusión y expansión. Y que cuando se enfrentaron, "so pretexto" de dictar una nueva Ley de Medios que reemplazara a la de la dictadura, hicieron una "ley a medida" para afectar especialmente al Grupo Clarín.

Que contrariamente a lo que dicen, no es un monopolio ni siquiera un oligopolio porque tiene plural competencia en el mercado. Incluso actualmente y luego de las recientes compra-venta de medios, tal vez sus canales sean -paradójicamente- la única "voz" independiente a nivel televisivo.  

Es sí un Grupo poderoso, que más que hacerlo dividir habría que facilitar la aparición de más medios y licencias, para lo cuál, el mayor óbice no es la falta de una nueva Ley de Medios sino de mayor inversión, seguridad jurídica y más respeto por la pluralidad de ideas.

Requisitos todos que se traducen en una sóla palabra: "Confianza". Algo que al Gobierno le cuesta entender, valorar y sobre todo, generar.





La imágen se amplía.


1 comentario:

MAGAH dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.