miércoles, 3 de octubre de 2012

Lo que ningún medio dijo del discurso de C.F.K. sobre el "cepo cambiario"

 
 
 
 
 
 
 
 
 









El discurso que la Presidenta argentina dió el día lunes a su vuelta de los EE.UU no tiene desperdicio.

No hay mejor forma de comprender el "fenómeno K" que cuando ella se siente tranquila y a sus anchas. Cuando sabe que diga lo que diga la obsecuencia primará.

Ya los diarios de ayer se dedicaron a cuestionar sus dichos sobre el índice de pobreza del 6% medidos de la misma forma que mide el INDEK. Su respaldo incondicional a la gestión de Moreno colocándolo como "víctima" sin causa de los desbordes de la oposición. La afirmación del cumplimiento de la Ley de Medios por todos menos por el Grupo Clarín, obviando mencionar los numerosos incumplimientos de dicha ley por parte del propio Gobierno que han dejado en manos de algunos grupos empresarios oficialistas la compra de medios como C5N ó Canal 9.

Pero hubo un detalle que ningún medio advirtió y que considero clave en la forma que tiene el kirchnerismo de construir su relato.

He notado varias veces que cuando informan datos ó cifras oficiales ciertas -aquellas que nadie puede cuestionar- utilizan términos incorrectos que solapadamente los cargan de contenido emocional para dirigir ó cambiar la interpretación que de los mismos pueda hacer el público destinatario.

Diría que consiste en mensajes casi "subliminares" como los de la publicidad. Y todos saben lo importante que es la "propaganda" en la construcción del relato oficialista.

Yendo concretamente al tema, en el citado discurso la presidenta intentó demostrar que en la Argentina no existe el mentado "cepo cambiario".

Apeló al significado histórico de la palabra cepo, el cual provocaba la inmovilidad física de la persona afectada, contrastándolo con la movilidad de dólares que durante este año tuvo que hacer el Banco Central.

Desagregó rubro por rubro las salidas de dólares de dicha institución, detallando por ejemplo que se gastaron 48.000 mil millones de U$S en importaciones, 11.024 millones en pago de deuda externa, y 5.457 millones en turismo de los argentinos que pueden viajar al exterior.

Pero el "quid" de la cuestión no pasa por la información que brindó, sino por la forma y los términos que empleó para darla.

Así utilizó errónea e intencionalmente el verbo "PAGAR" -refiriéndose al Banco Central- tanto en importaciones como en turismo.

Cuál sería entonces la manipulación del ciudadano común? Hacerle sentir que el Estado, es decir, todos nosotros, le "PAGAMOS" a los importadores y a las empresas extranjeras y también a los turistas que "pueden" viajar.

Cual es la realidad? Que no se le pagó nada! Que el Banco Central les "VENDIÓ" los dólares necesarios porque los importadores no pueden acceder a los mismos en el mercado porque está prohibido, contrariamente a lo sostenido por la mandataria  en su discurso al referirse al mismo como "mercado libre de cambios". Es decir, el Estado no pagó nada, le cambió los pesos por dólares confirmando así que el "cepo" existe.

Lo mismo sucede con los argentinos que viajaron al exterior. No se les pagó ningún viaje ni gasto, se le vendieron los dólares necesarios y controladamente para que lo puedan hacer bajo enormes restricciones que ponen en duda también la libertad de circular libremente que garantiza la Constitución.

Es decir, en ambos casos el Gobierno no hizo otra cosa que sustituir -bajo criterios intervencionistas y de extremo control estatal- la virtual la supresión de las "casas de cambio" que el mismo provocó.  

No se puede desconocer el grado de identificación y hasta exacerbación que dichas afirmaciones presidenciales provocan en su electorado. Especialmente en el más humilde al escuchar la millonada de dólares que el Estado tuvo que "pagar" -según el término empleado por la presidente- para que algunos argentinos importen bienes que ellos no usan, ó bien, para que otros viajen y gasten en el exterior.

Más aún, la Presidente con esa forma de presentar la información evitó incluso que sus propias palabras delataran lo que en el fondo intentaba ocultar. Que tanto los importadores como los argentinos que quieren viajar al exterior no sólo padecen el "cepo cambiario" sino también prohibiciones que van más allá del cambio de moneda. Y ni hablar de la prohibición de ahorrar en dólares.

Por último, en el único rubro en el que utilizó la palabra "pagar" en forma correcta fue cuando se refirió a los Boden y deuda externa. Pero en dicho caso, qué tiene que ver dichos pagos con su intento de demostrar que no existe cepo cambiario en la Argentina?...

Creo que si se presta más atención no sólo al contendido sino a los términos y las "formas" que utiliza el Gobierno para comunicar, será más fácil entender de qué manera dirige su discurso a un electorado que no tiene formación ni información suficiente para detectar estos detalles, los que además de enmascarar la realidad la tiñen de un contenido emotivo intencional que predispone a una determinada interpretación.

Les dejo el link donde está el extracto del momento donde utiliza indistintamente el término "pagar" en vez de vender ó cambiar.






La foto es de iprofesional.com

No hay comentarios: