lunes, 17 de diciembre de 2012

Democracia ó República?

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La pregunta parece una falsa dicotomía... Y lo es.
 
Es dificil concebir la Democracia sin República, ó la República sin Democracia, salvo que reparemos en la realidad latinoamericana.
 
En efecto, está dándose un fenómeno peculiar y es que los sistemas democráticos parecen estar prescindiendo de la República, considerando al voto popular como única y suficiente fuente de legitimidad.
 
Tal vez las sucesivas interrupciones institucionales nos han llevado a tan curiosa formulación, donde el representante elegido para gobernar pareciera que pudiera hacer cualquier cosa por el sólo hecho de haber sido mayoritariamente votado. Como si el único límite a su poder estuviera dado solamente por el acto eleccionario.
 
En realidad, la democracia es algo más complejo, donde no sólo gobierna la mayoría sino también las minorías. Donde no sólo gobierna el Ejecutivo, sino también el Legislativo y Judicial.
 
Incluso el llamado "cuarto poder" -el periodismo- parece estar en el centro de la descalificación puesto que ha osado intentar ejecer un poder que ni siquiera los legalmente establecidos por la Constitución ejercen.
 
A las "democracias formales" le molesta sobremanera que sea un cuarto poder el que se anime a cuestionar y/o controlar lo que ningún otro poder legalmente establecido hace, quiere ó puede hacer.
 
De eso justamente se trata la "División de Poderes", de asegurar la representación política de las provincias, el respeto y el derecho de participación en las decisiones también de las minorías, de la publicidad de los actos de gobierno, del control por parte de los ciudadanos, de cada Poder del Estado sobre el funcionamiento del otro y de todos entre sí incluyendo a la prensa libre.
 
En definitiva, Democracia sin República puede tener legitimidad formal pero no asegura los beneficios que normalmente asociamos con esa palabra, especialmente en lo que se refiere al poder limitado, a la participación y control ciudadano y fundamentalmente, la libertad.
 
Democracia y República debieran se inescindibles, pero países como Venezuela, Argentina, Ecuador y hasta un Uruguay en ciernes, parecen estar desconociendo que la democracia es algo más que el voto y el gobierno de las mayorías.
 
Es algo más que el Gobierno de los que ganaron las elecciones.
 
Es la "res-pública", la cosa pública.  El Gobierno de todos...  
 
 
 
 
 
 
 
La foto es del Algarve.
 
 
 
 
 

No hay comentarios: