lunes, 10 de diciembre de 2012

Nada nuevo bajo el sol...

























La reciente extensión de la medida cautelar dictada por la Cámara Federal en el amparo promovido por el Grupo Clarín no tiene nada de excepcional.

Las medidas cautelares dictadas en los procesos de amparo siempre se extienden hasta la resolución del fondo del asunto.
Esa es la escencia misma del Recurso de Amparo.

Es un error politizar esa decisión. No ganó ni perdió nadie, es algo legal y habitual.

Lo que es importante es que la Corte Suprema imprima al accionar de la justicia la celeridad que la realidad impone.

Es un despropósito que casos de inconstitucionalidad como la Ley de Medios, el Cepo al dólar, las restricciones al comercio, y/ó de gravedad institucional como el caso Schoklender, Candela, Boudou y muchos más demoren años en llegar a una resolución que debiera ser urgente.

Cuando esos casos no se resuelven en tiempo y forma, muchas veces el daño resulta luego irreparable (como el freno a la construcción producida por el cepo cambiario) ó bien, repetible (como los casos de abusos sexuales de menores Caso Candela).

La energía, atención y debate que demandan cuestiones puntuales como las del "Caso Clarín" -que más que jurídicas son de índole política- nos distraen de otras tan ó más importantes sin dar respuesta a las expectativas de la sociedad ó al menos, no en el tiempo donde la justicia puede, como otro Poder del Estado, contribuir y establecer pautas de conducta que ayudan a un mejor y más valioso ordenamiento social.






La foto es mía y se amplía.




No hay comentarios: