domingo, 10 de marzo de 2013

Bondange o salir del placard...


























Hace un tiempo, un amigo me sorprendió con su confesión. Luego de un matrimonio y varias relaciones posteriores sin éxito, consideraba que había llegado el momento de comprender la razón de sus fracasos afectivos. 

Llegó así a la conclusión que era egoísta y dominante, y que no tenía sentido seguir negando su escencia así como intentar cambiarla, con lo cual, empezó a buscar pareja partiendo de su condición, es decir, una mujer que le gustara un hombre con tales características...

Pero lo que más me sorprendió fue cuando me comentó que ante lo que yo podía considerar un "sincericidio", para muchos, ó mejor dicho muchas, resultó ser una interesante presentación.

Más aún, encontró un "mundo" de mujeres gustosas de esas características y concretamente una novia.

Fue allí cuando me empecé a interesar sobre ese "otro mundo" que hasta entonces no sólo no conocía sino que tampoco imaginaba que existía.

Me explicó entonces que hay una gran comunidad de hombres y mujeres que tienen muy en claro estas características y que lejos de rechazarlas la ejercen ó las demandan.

Es decir, al igual que sucedía en otras épocas con la comunidad gay, había otra que aún no había "salido del placard" y que encontraba en las relaciones dominante-dominado su placer, tanto en forma activa (sádicos) ó pasiva (masoquistas).

Me contó también que contrariamente a lo que se podía suponer, era una comunidad muy organizada, donde predomina el respeto. El respeto al deseo.

Que existen lugares con códigos de acceso tan reservados como exigentes para poder formar parte de sus eventos. En los cuales además, no está permitido el uso de alcohol ni ningún otro tipo de sustancias que hagan perder la conciencia del acto, ya que está muy en claro, es producto de la voluntad y elección personal.

Así por ejemplo, quienes acceden a esos círculos y eventos, tienen terminantemente prohibido ir más allá de lo que pueda suponer el placer y la voluntad de las partes. Siendo severamente penado y expulsado aquel que fuera más allá de lo deseado por el grupo ó eventual partener.

Me llamó la atención especialmente que en un momento donde tanto se cuestiona la "violencia de género", normalmente reducida a la masculina porque en mi opinión la de la mujer no deja marcas, hubiera tantas mujeres que decididamente estuvieran buscando hombres que la colocaran en un lugar de sumisión y hasta castigo corporal. Pero claro, me estaba olvidando que en realidad no se trataba de castigo ni sufrimiento, sino de un placer consciente, libre y buscado.

Este fin de semana recibí otra sorpresa cuando ví un artículo en un diario tradicional de mi país (La Nación) hablando de este fenómeno a nivel internacional, y comparándolo también en varios aspectos con el otrora "salir del closet" de la comunidad gay.

La verdad que el mundo del deseo es tan variado como soprendente, y como dice Caetano Veloso, "de cerca nadie es normal..."





Link artículo La Nación
 
Link fotos de Shaul Schwarz












No hay comentarios: