viernes, 12 de julio de 2013

Las redes sociales cuando no unen, desunen...

 
 
 
 
 
 
 
 
 









Me considero pionero en las redes sociales, y siempre lo hice desde la misma perspectiva, mejorar la comunicación.

Me parece que a pesar de que contamos con tantas formas de comunicarnos (la palabra, la escritura, el cuerpo, la música, los medios, el arte) nada es suficiente, tal vez, porque estamos destinados a entender de una forma tan particular, tan personal como nuestras huellas dactilares.

Es por eso que me parece importante aprovechar todos los medios posibles para comunicarnos. Para entendernos mejor aún en la diferencia.

Pero cuando un sólo medio de comunicación tiende a monopolizarla, corremos el riesgo que nos termine incomunicando.

En tal sentido, la redes sociales siempre me parecieron útiles como un medio más. Como una forma inicial de llegar a más y mejor comunicación, pero nunca intentando desplazar a otros medios. Especialmente, al contacto personal.

Digo esto porque veo mucha gente viviendo dentro de las redes, dejando de lado otras formas de comunicarse, con lo cual, las redes terminan aislándolo.

La pantalla no está hecha para separarnos de la realidad, ni para hacer allí lo que no nos animamos a hacer ó decir.

No está hecha tampoco para simular lo que no somos, utilizar perfiles truchos, soñar ó disfrazarse.

Las redes no debieran ser un refugio para la imposibilidad, sino para combatirla.

Por eso, siempre compartí la idea que a las redes hay que "ponerles el cuerpo". Que hay que dar la cara.

Es decir, hay que tratar de llevar a la realidad lo que decimos y hacemos.

Me parece muy importante como ejercicio práctico intentar conocer en la realidad a las personas que tenemos del otro lado. Es una ejercicio útil y hasta necesario.

Con aquellas personas que no compartiríamos ni un minuto en la red, es lógico que tampoco compartamos un minuto de nuestra vida real. Pero en el mismo sentido, con aquellas personas que compartimos algo de la vida virtual, es necesario que intentamos hacerlo también en la vida real para que no se convierta en una "masturbación mental".

Por eso, siempre quiero conocer a la gente con la que me contacto en forma habitual en la red, e intentar compartir algo también en el mundo real.

Asimismo, rehuso y rechazo a la gente que pudiendo atravesar la pantalla, la usa para refugiarse, para tener una contacto intermediado con la realidad.

Es que pienso que el impacto de las redes sociales es tan importante como medio de comunicación que si no lo hacemos para unirnos, para comunicarnos mejor, no tendrá un rol indiferente en la sociead.

No será algo más, sino que terminará colocándonos a todos cada vez más conectados y al mismo tiempo, aislados...






La foto es mía.




No hay comentarios: