jueves, 23 de enero de 2014

El "Timing" populista.











-









Ayer y luego de más de un mes de ausencia en uno de los períodos más críticos de la Argentina, con inflación galopante, devaluaciones diarias, cortes de energía, levantamiento policial, inseguridad, cambios de gabinete, la presdiente Cristina Kirchner volvió a dirigirse al país.

¿ Podría haber sido un día antes ó un día después?... ¿ Podría haber hablado de los problemas reales y profundos, ó lanzar un nuevo plan social dirigido a los jóvenes?.. ¿Hubiera sido lo mismo?... Definitivamente no.

El tema y el día que la Presidente eligió para volver a "dar la cara" coincidió ni más ni menos que con un cambio profundo (no de fondo entiéndase bien) de la fallida estrategia que lleva adelante el Gobierno para intentar frenar una permanente devaluación de la moneda que no sólo se traduce en inflación, sino en una verdadera sangría de reservas del Banco Central.

Efectivamente, en el día de ayer el Gobierno cambió la estrategia de devaluación gradual diaria por una aceleración pronunciada que no tiene antecedentes en estos diez años de gobierno kirchnerista.

Así el Gobierno no sólo puso en evidencia lo evidente, que está devaluando a pesar de negarlo tanto como niega la inflación, sino que generó un movimiento cambiario en la cotización del dólar que preocupó a los sectores financieros, y que era necesario que no se trasmitiera a una sociedad que empieza a mostrar síntomas de hartazgo.

En ese preciso momento de incertidumbre, de cambio de estrategia y de cotizaciones alarmantes que no se daban desde el año 2002 en un día, la Presidente volvió a hablarle al país... (ver link "Cambio de estrategia del Banco Central")

No sólo lo hizo casi a la hora exacta, sino también contrariando la lógica política y económica.

Es decir, no salió a calmar los ánimos hablando de los temas que realmente preocupan a todo el país, sino, justamente, a negarlos utilizando su marcada ausencia ó mejor dicho, su repentina presencia para hablar de un tema sin ninguna relación, pero que toca la fibra íntima emocional de todos los argentinos que es la juventud y la educación, presentando un plan de subsidios a los jóvenes de familias carenciadas que no obstante su situación social, pretendan estudiar ó seguir estudiando.

Sin dudas, esta esperada aparición no sólo sirvió para negar los problemas de fondo, sino que al hacerlo, les restó importancia,y al mismo tiempo, le robó la primera plana de todos los medios a una situación económica que no se sabe en qué momento, un desatino más pueda ser "la gota de agua" que rebalse el vaso.

Este "timing" político es sin dudas la característica básica del "Populismo". Su enorme capacidad para controlar el ánimo social y sostenerlo aún bajo las peores circunstancias sin siquiera tener la necesidad de dejar entrever la posibilidad de una solución de fondo, la cual, para una sociedad más consciente e informada, sería lo único que podría devolverle la calma y la confianza perdida.

Sin embargo, de esta forma, situaciones que en el pasado generaron levantamientos sociales, interrupciones institucionales y/ó pérdida total del poder político, el populismo, en la versión argentina llamada "peronismo", presenta esta habilidad innata de manejo social. Como muchos dicen, son "verdaderos animales políticos".

Esta situación genera muchos interrogantes para el futuro democrático de nuestros países con gobiernos "populistas". 

¿ Se puede conducir un país a buenos destinos si la masa votante tiene un "terapeuta político" que conoce tan bien sus emociones, sean estas sanas o enfermas, a punto tal de llevarlos a cualquier puerto?..

¿ Puede realmente la democracia generar una sana y virtuosa competencia democrática entre fuerzas políticas cuando hablar de la realidad es negativo, y negarla genera rédito ó al menos, prolonga la permanencia en el poder sin cambios?

¿ Acaso el éxito ó adapatación que tiene el "populismo" para acceder, generar ó mantenerse en el Poder sin apuntar a mejorar ni a cambiar ninguno de los problemas  de fondo no llevará tarde ó temprano a que toda la oposición termine por ingresar en las mismas prácticas, y la clase politica se convierta en una nueva clase social que le quite sentido a la esencia democrática?... O bien, si la oposición no lo hace quedemos condenados como sociedad a la eterna permanencia del populismo en el Poder como muestra la historia del PRI en México?...

Como sea, creo que nuestra función es al menos denunciar este "timing", esta forma de manipulación política.

De generar consciencia, de señalar cuales son los problemas de fondo, explicar cómo funciona el "populismo" para identificarlo y entenderlo.


Tal vez, esta nueva consciencia nos permita comprender y develar este fenómeno político que desde hace años maneja las democracias latinoamericanas condenando a países ricos en términos de recursos humanos y naturales, a vivir bajo permanentes crisis económicas y/o institucionales.





Foto web de CFK.